Juan Sanoja

Licenciado en Comunicación Social magna cum laude de la Universidad Central de Venezuela (2018). Cofundador de Pencil Speech. Luego de años de dudas y padecimientos, en los libros encontré respuestas y alivio. Ahora quiero compartir lo aprendido para que otros puedan ver la luz al final del túnel.

Todos sufrimos por lo mismo

Algo que he aprendido estos últimos años, luego de haber leído tanto, es que todos sufrimos por lo mismo. ⁣

Lo que pensaba que me ocurría solamente a mí, resultó ser el pan de cada día para el resto de la población mundial.

¡Qué descubrimiento! ¡Qué alivio! No había nada raro en mi forma de ser. Al fin y al cabo, no estaba loco.⁣

⁣Si tan sólo pudiese pasar toda esta información que ahora tengo en mi cerebro a un pendrive y conectar ese aparatico a la mente de mis amigos, familiares y conocidos.

Si tan sólo pudiese compartir lo que he aprendido.⁣

Qué sencilla es la vida…⁣⁣

Si pudiese gritar a los cuatro vientos que todos somos vulnerables, aunque hagamos cada cosa para no parecerlo. ⁣

⁣Si pudiese convencerte de que no hay nada malo con tus pensamientos, ni con tus preocupaciones y deseos.

Si pudiese hacerte reír al decirte que el de al lado está igual que tú, lo que pasa es que nunca lo dice.

Si pudiese abrirte los ojos para que observaras con detenimiento que todos sufren.

Si pudiese aclararte que el tipo súper exitoso y la mujer que está buenísima no tienen su vida resuelta y a veces quisieran arrancarse la cabeza.⁣

Si pudiese mostrarte que la perfección que ves en redes es pura ficción barata y que deberías dejar de scrollear.⁣

Si pudiese demostrarte que no hay genios y que los héroes no nacen, se hacen.

Si pudiese explicarte que la información que necesitas para sanar está al alcance de tus manos.⁣

Si pudiese transmitirte que esto es un juego en el cual hay que entregarlo todo.

La verdad es que puedo, y lo voy a hacer. Lo voy a hacer hasta que no me quede nada por dentro. Hasta que no quede ningún secreto por revelar. Ningún regalo sin dar. Cada vez más radical, cada vez más vulnerable.

¡Suscríbete!

Un correo al mes con contenido sobre cómo desarrollar un estilo de vida hecho a la medida.

El camino

Todos hemos sentido que estamos perdiendo el tiempo. Que los días se escurren, los meses pasan y los años duran menos. Que la existencia se agota. Que qué voy a hacer con mi vida, que a qué me voy a dedicar.

Fue Søren Kierkegaard el que dijo que la vida debe vivirse hacia adelante, pero sólo puede ser comprendida hacia atrás. Steve Jobs asomó algo parecido: debemos confiar en que los puntos se unan, en que nuestros esfuerzos cobren sentido.

Yo no quería ser policía ni bombero, sino ingeniero; pero el deporte llegó a mi vida y decidí que, para estar cerca de él, estudiaría periodismo. Cursé Comunicación en la UCV y en el camino descubrí dos cosas: que me gustaba contar historias y que el deporte no sería el único lugar donde las hallaría.

Comencé a escribir y las oportunidades tocaron la puerta. Política y economía primero, cultura y sus alrededores después. Viviría de la pluma o moriría en el intento: ese era el plan.

Ese fue el plan hasta que mi madre vino con una idea loca una madrugada de desvelo. Llevábamos tiempo haciendo trabajos freelance y me propuso algo que parecía imposible: “¿Por qué no crear una empresa?”.

“¿Cómo se gana este juego?”, fue lo primero que pensé luego de aventurarme a fundar una compañía.⁣ ⁣

“¿Qué hay que hacer para triunfar?”, pregunté al vacío. ⁣ ⁣

Búsqueda en Google pa’ acá, búsqueda en Google pa’ allá, el factor común apareció: los grandes empresarios de siempre leen que jode. ⁣ ⁣

Comen libros. Uno. Tras. Otro. 42 al año. 54 al año. 67 al año. ⁣ ⁣

Desde el hueco, desde la nada, desde el cero en la cuenta, desde la sala, desde el no-financiamiento, esa iba a ser nuestra ventaja competitiva: tendríamos más conocimientos, acumularíamos y diseccionaríamos más información. ⁣ ⁣

Así, con un trabajito freelance como oxígeno financiero, pusimos los primeros bloques de cemento del soñado edificio.

Propuesta rechazada, tras propuesta rechazada, la pila de libros iba en aumento. ⁣ ⁣

En algún momento del camino vino la realización: si este hábito ayuda en los negocios, ¿podría ser una llave maestra en los demás aspectos de la vida? ⁣ ⁣

Con la respuesta a esa pregunta, se desató la locura: psicología, finanzas, espiritualidad, relaciones de pareja, vínculos familiares, manejo de emociones, negociación, etcétera, etcétera, etcétera.

Cada texto ayudaba a atar cabos, comprender conceptos, entender porqués. ⁣ ⁣

Como el meme del tipo con cara de loco y trasnochado, reuní mil y un apuntes, agrupé cientos y cientos de frases.⁣ ⁣

Una tarde, luego de dar una charla de Pencil con Tomás en la UCAB, vino el dele-papi-dele.⁣

Le dijimos a un asistente que debía sacar contenido para que atrajese a las personas que lo ayudarían en el camino.⁣ ⁣

Con esa premisa en mente, en noviembre de 2019 me atreví a hacer hilos de historias interminables. ⁣ ⁣

La recepción de los mensajes, la calidad de las conversaciones y el calor humano, me hicieron ver que había valor en lo que hacía. ⁣ ⁣

Como una tortuga, venciendo miedo tras miedo, he ido publicando más cosas. ⁣ ⁣

Con la convicción de que siempre seremos un producto inacabado, un ser humano ‘in the making’, esta web nace con la intención de aliviar el sufrimiento de millones de personas.

Scroll to Top