Por qué a la gente le gusta el chisme

¿Por qué a la gente le gusta el chisme?

¿Por qué a la gente le gusta el chisme?

El chisme nos atrae y nos relaja porque nos hace entender una realidad no aparente: los demás también tienen problemas, no soy único.

El chisme, aunque contraproducente y dañino, nos hace sentir humanos. No estamos solos.

Por eso escuchar los sufrimientos de terceros nos libera, porque nunca hemos podido contar nuestros problemas en público.

¿Qué hace el chisme?

El chisme no se trata del otro, se trata sobre nosotros. Hablamos de algo que pasa allá afuera, para sentirnos mejor acá adentro.

Experimenta la liberación la próxima vez que estés en plena conversa. Es químico.

El chisme no es la enfermedad, es el síntoma.

Tú pudieses ser el próximo gran chisme, porque eres humano and shit happens.

Consuélate con que le darás paz a mentes intranquilas. En tus desgracias otros encontrarán consuelo.

Los buenos chismes hablan de lo que somos. De nuestras cagadas, sí, pero de lo que nos hace humanos.

Tu también pudieses ser el del pelón, el del conflicto en casa, el de la quiebra inesperada.

No pasa nada.

Mientras haces conjeturas sobre la vida de los demás, pierdes tiempo y energía para construir la tuya.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top