qué decirle a alguien que no sabe qué hacer con su vida

¿Qué decirle a alguien que no sabe qué hacer con su vida?

¿Qué puedo hacer con mi vida?

La pregunta te da vueltas en la cabeza día tras día. 

En reuniones familiares, tus tíos meten el dedo en la llaga. 

En redes sociales, sólo ves personas felices haciendo lo que les apasiona. 

Tu mamá y tu papá, preocupados, continúan cuestionando. 

La raíz del problema, no obstante, no está en ti, sino en la pregunta que te sigues haciendo y con la que otros te siguen presionando. 

El tema no es qué vas a hacer con tu vida, por varias razones:

La travesía lineal del pasado –“me gradúo de administrador y escalo en el mundo laboral durante 40 años”– está en etapa terminal. 

¡Qué idea tan absurda esa de que a los 18 tengas que decidir lo que vas a hacer durante los próximos 50 años de vida!

Los títulos universitarios, además, van perdiendo el valor de antaño porque: 

1.- Muchos de los conocimientos que aprendes en las aulas estarán caducos en un par de décadas (o menos). 

2.- Nadie te lo ha dicho, pero cursar una carrera es sólo UNA manera de descargar información y meterla en tu cerebro. 

Ojo, no te equivoques: para ser exitoso vas a tener que estudiar y pasar por una curva de aprendizaje, pero lo bueno es que podrás hacerlo de la forma que más te guste a ti.

Entonces: 

No puedes responder la pregunta de “¿Qué vas a hacer con tu vida?” porque absolutamente NADIE sabe qué va a hacer con la suya. 

Lo que sí deberías ir pensando es QUIÉN eres. 

  • No el rol que vas a jugar. 
  • No qué disfraz te vas a poner. 
  • No qué carrera vas a cursar 
  • No a quién te vas a parecer.
  • No en qué empresa vas a trabajar. 
  • No a qué familiar vas a complacer.

Enfócate en ser una persona valiosa y nunca pelarás en el mundo laboral. 

Enfócate en ser un gran ser humano y nunca pasarás trabajo con tus relaciones personales. 

Enfócate en entender cómo funciona el tema del dinero y nunca dejarás de tener comida en la nevera. 

Eso es lo que deberías hacer con tu vida.

¿Cómo saber qué es lo que quiero en la vida?

Una de las preguntas que mayor ansiedad y estrés nos generan es la de qué vamos a hacer con nuestras vidas.

Y el tema no es que carezcamos de un plan, de un rumbo, de una visión.

El tema es que cuando la gente nos hace esta pregunta desea encasillarnos, porque al ser humano le encanta etiquetarse.

El entorno quiere saber si vamos a ser médicos, músicos o marketeros, para así poder meternos dentro de una caja.

No obstante, la pregunta es absurda, porque nuestra vida no es un carro buscando puesto en un estacionamiento.

Fantaseamos con despertarnos un día y afirmar: “Listo, ya tengo mi vida resuelta. Los próximos 50 años haré esto y aquello”, pero la existencia no funciona así.

Pregúntale a tu papá si él planificó la vida que al final tuvo. Pregúntale a tu mamá si ella predijo los sucesos que marcaron su carrera profesional.

Cuando te encasillas con una visión, pierdes flexibilidad y rango de acción, mientras acumulas estrés.

Aprovecha los días, aprovecha el momento. Crece. Agarra habilidades.

Como dice GaryVee: “Micro speed, macro patience”.

Haz algo valioso cada 24 horas. Sé impaciente con el día a día, al tiempo que cultivas serenidad con respecto al futuro.

Nadie sabe hasta dónde va a llegar. Nadie sabe qué va a pasar en cinco años. Nadie sabe qué sucederá dentro de una década.

Lo que sí sabemos es lo que ocurrirá ahora: ¿vas a seguir navegando por Facebook o comenzarás a leer de una vez por todas?

¿Dejarás que el estrés te paralice o pondrás manos a la obra?

¿Qué responder cuando te preguntan cuál es tu pasión?

¿Eres de los que dice “tengo 30 años y no sé qué hacer con mi vida”?

“Sigue tu pasión” es uno de los peores consejos que puedes recibir, sobre todo cuando no tienes puta idea de qué hacer con tu existencia.

Algunos la tuvieron clara desde el principio: “quiero ser periodista deportivo”, “estudiaré medicina”, “escribiré hasta que muera”. 

Ahora, ¿qué pasa con los que van del timbo al tambo?

¿Qué pasa con los que no tienen idea de a qué dedicarse?

¿Qué decirle a alguien que no sabe qué hacer con su vida?

Cal Newport, en su libro ‘So Good They Can’t Ignore You’, resolvió este problema.

¿Qué tienen en común las personas que experimentan mayor felicidad en sus carreras profesionales?

No esperaron a encontrar su pasión para actuar.

El truco para encontrar tu pasión es, precisamente, no buscarla. 

El juego es al revés: 

La pasión viene después de que le dedicas mucho tiempo a un oficio.

La pasión viene luego de que empiezas a dominar un área de conocimiento.

Es científico: a medida que vas mejorando en X cosa, comienzas a sentirte valioso y tu interés por lo que haces aumenta.

La pasión crece cuando desarrollas nuevas habilidades.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top